Esto no ocurre con el tenis, el fútbol…El surf sigue siendo el blanco de todos los estereotipos habidos y por haber.

Eurovision! ¿Qué coño pinta ese contenido en Margruesa?

Sí, a nosotros ese sarao también nos parece un asunto bochornoso y decadente que sólo sirve para reunir caspa y peña venida a menos (en el mejor de los casos). No obstante, los que hayáis visto el vídeo o hayáis leído la noticia sabréis por dónde van los tiros. A todos aquellos que aún no sepan de qué va la historia…

El asunto es que este año la actuación del representante español estará envuelta por un halo surfero presente tanto el videoclip, como en su estilismo (ou yeah) así como en la puesta en escena. Os preguntaréis “¿cómo? Pues parece ser que el tipo en cuestión va a cantar sobre una tabla!! Sí, habéis oído bien. En fin…

Todavía el chaval ni siquiera ha actuado y la prensa internacional ya está lapidando la actuación española. Muchos de ellos ya vaticinan un último puesto como una catedral…por algo será…

Lo penoso no es sólo la caricaturización de un deporte al que todos los publicitarios parecen querer exprimir y dar por culo, sino que la broma llegue a cobrar tanta importancia como para enviar un tío interpretando ese papel a representar todo un país a nivel de Europa.

Primeras imágenes de la actuación filtradas…wow…

El surf en España es (o era) un deporte serio al que muchos han consagrado su vida. Tenemos campeones de Europa, campeones del mundo (sí, Gony lo fue en su día -Junior-) representantes en las más altas ligas (Aritz, Natxo…), competidores QS a nivel internacional… Entonces, ¿por qué os seguís empeñando, señores publicitarios y directores de marketing, en cargarnos con una mochila repleta de clichés? Esto no ocurre con el tenis, el fútbol (¡y bien podría!) o la Fórmula 1. El surf sigue siendo el blanco de todos los estereotipos habidos y por haber. Y, francamente, vamos a peor.

Resulta que el Manel coge su guitarra y canta en spanglish una canción de amor… hasta ahí todo bien.

¿Qué necesidad había de meterlo en un jeep con las tablas asomando (¡sin atar! Como te cojan los de Tráfico…). El asunto empeora cuando llega a la playa y ve a una chica (Sofía De Tomás, campeona canaria, la cual surfea de la hostia)

Entonces él también se anima a entrar para dejarle claro a todos los espectadores que no sabe ni por dónde empezar: logra superar una espuma a duras penas, no sabe ni tumbarse ni remar y, mucho menos, coger una ola o surfear. Al igual que su amigo, que nos ofrece un instante de remada antiestética digna de análisis (¿qué menos que haber dado un cursillo rápido no? ¿Dónde están las escuelas cuando se las necesita?).

No nos estamos metiendo con el nivel, ¡ojo! Repetiremos hasta la saciedad que todos tenemos el mismo derecho de entrar al agua. Simplemente nos cuestionamos qué necesidad hay de vender como surfer a alguien que claramente no lo es. Repetimos, ¿acaso se hace lo mismo con tenistas, futbolistas o pilotos?

Por lo menos el videoclip termina bien, a la española, con una pachanga improvisada en la playa donde hay regates, goles y mucha emoción. Esperemos que estuvieran en juego unos cuantos cuba libres.

Bien pensado, el partido lo juegan con el neopreno puesto lo cual, más que a la española, es un claro guiño guiri. ¿Será para arañar votos germanos? ¿Será porque directamente son unos ‘kooks’, a secas? ¿Falta de documentación surfera por parte del estilista? …Quien sabe, una vez más, pregúntenle al publicista.

No te deseamos ningún mal, pero flaco favor te han hecho chaval. Esperemos que amigo Manel estés preparado psicológicamente para la que te va a caer…