La WSL nos da para hablar un rato

En el momento en el que escribimos estas líneas, aún no se conoce el vencedor del Surf Ranch Pro, pero parece que los partes son buenos y padeceremos pocos 'lay days'.

Espías in situ afirman ver a Toledo engrasando cadera, a Medina calentando rodillas y a Wade Charmicael jugando al mús con William Cardoso entre ola y ola. El caso es que el dueño del garito Kelly Slater lidera un campeonato que ni vimos ni seguramente veremos porque el verano nos ofrece cosas bastante más interesantes que hacer .

Por otra parte nos hemos enterado de las novedades (¿realmente se pueden llamar así?) que la WSL anuncia de cara a su temporada 2019.

La primera de todas ellas es la ausencia de grandes novedades. Es decir, que ni playoffs en barcos de lujo fletados en Mentawai ni inicio de temporada en Pipe ni cambio de spot en West Oz ni cantinelas de ese tipo.

Todo sigue igual en esencia: Australia, Bali, Brasil, Sudáfrica, Tahití, Cali, Europa y Hawaii. Aunque con ciertos cambios de calendario.

La temporada empezará en abril en lugar de finales de febrero con el fin de prolongar las vacaciones de los pros (más descanso = mejor porformance) aunque ello suponga un claendario más apretado y con menos periodo entre campeonatos.

Otra noticia es la incursión de Bali en medio de la ronda australiana. El contest de Margaret tendrá lugar en mayo porque en esa época los tiburones están más tranquilos una vez terminada su temporada del salmón (no es coña) y parece ser que para la WSL la amenaza de dentellada es preferible a la proferida pos locales de Gnarloo y Kalbarri (spots propuestos como alternativa a Margaret) de sabotear el hipotético evento en sus salvaguardadas joyas de izquierdas.

Notica a resaltar es que sólo 5 de los 11 eventos cuentan con sponsor principal.¿Alguien entiende algo?

Olimpiadas, piscinas, surfcamps y resorts por un tubo, cada vez más gente en el agua y, paradójicamente, marcas con menos pasta para invertir en surfistas, medios y contests del máximo nivel. ¿Dónde se fue el dinero? ¿Más pasta para bloggers y menos para contest? ¿Cómo va esto?

Y para terminar, las chicas equipararán la cuantía de sus premios a la de los chicos en un acto que refleja esa creciente igualdad que se viene reflejando durante años tanto en su perfomance como en el nivel de seguimiento por parte de los fans. Un paso valiente por parte de la WSL en este caso, y por qué no decirlo una inteligente estrategia de marketing de paso. Tampoco han faltado las voces críticas alegando discrimación positiva, o el el caso de Joel Tudor reprochando a los 4 vientos que él fue el precursor de la equidad durante el Duct Tape de Huntignton.

Nota mental: queda pendiente hablar de los wildcards que se concederán por lesión, de la cita californiana que volverá a tener lugar en el rancho de Kelly (hasta siempre Trestles), de unos criterios de puntuación que se mantienen y no varían y de un podium final que se inmortalizará en Hawaii y que, muy probablemente, rebose tonos cariocas.

Te interesa

© 2018 Mar Gruesa