¿Goofy o regular, doctor?

Sin rodeos. ¿Se nos está yendo la bola con eso de que los niños sean ‘pros’ a edades cada vez más tempranas?
nino
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on whatsapp

El asunto es que últimamente han llegado a nosotros vídeos de chavalines con once años que hacen unos aéreos que ni Chippa Wilson, la noticia de un crío de seis años que ha fichado por Volcom y, en definitiva, fotos e historia de mocosos levantando trofeos cuando aún no tienen dientes ni saben leer.

 

Ok, asumimos que la evolución de un deporte radica en que las generaciones futuras lleven a un nivel superior aquello que han logrado sus predecesores, tanto en dificultad técnica como en superación de unos límites que antes parecían inalcanzables. Hasta aquí todo correcto.

El problema surge cuando confundimos los términos ‘deportista’ y ‘persona’. Y es que, por encima de las etiquetas ‘atleta’ o ‘pro’, deberíamos asumir que un niño ha de ser niño y, por tanto, gozar de una infancia en la que se gesta su futura personalidad.

 

Está bien potenciar los talentos de un chaval. Está bien apoyar sus sueños e incluso, como padres, darlo todo para que ese niño sea capaz lograr aquello que se propone. No obstante, ¿no resulta peligroso sobrepasar ese límite en el que el niño confunde lo que debe hacer y lo que realmente quiere hacer -dado a que a esa edad tan temprana es imposible que lo sepa-? ¿Qué sería de ese niño si en un futuro una lesión le impidiese desarrollar dicha actividad y no ha tenido la oportunidad de ser, precisamente, niño?

 

Un niño debería correr en el recreo, ensuciarse, jugar, caer, aprender. Un niño debería permanecer ajeno al mundo y a las etiquetas de los mayores con el fin de explotar su creatividad, su inocencia y su espíritu libre. Es más, ¿no debería resultarles aburrido, extraño y carente de interés el mundo de los mayores? Del mismo modo que la factura de la luz, Hacienda o la ITV son cosas impropias de un niño –pero sí de sus padres-, el contrato con una marca, el entrenamiento concienzudo o el tamaño y la altura a la que ha de ir ubicado un ‘sticker’ debería también serlo hasta una edad más o menos razonable, ¿no creéis?

 

No estamos diciendo que un talento no ha de ser recompensado por un sponsor o que haya una edad legal del patrocinio. Lo que sí creemos es que hay una frontera de la sensatez que, al igual que la del buen gusto, debería ser tenida en cuenta por todos aquellos que formen parte de una industria y, por supuesto, en la vida de un chaval.

 

Sea como sea, el mundo cambia cada vez más deprisa y aunque los días sigan teniendo 24 horas, nuestra concepción de las cosas parece ir a una velocidad mayor. Por eso, en Margruesa se nos ha echado el tiempo encima si aún continuamos redactando una noticia acontecida ayer, y tú vas tarde para ser ‘pro’ si ya tienes edad para votar pero aún no planchas volteretas invertidas en el ‘inside’ de Teahupoo.

Queremos tu email

para freírte a spam y comerciar con él con empresas de dudosa reputación

Lo último

REDACCION

REDACCION

Somos gente sin criterio y con un nivel de surfing más que cuestionable, pero Maldini también habla de fútbol. Si tienes algún problema escupe aquí abajo.

¡Opina!

Este e-mail ya está registrado en Mar Gruesa. Por favor usa el Formulario de login o utiliza otro e-mail..

Login o password incorrectos

Algo ha fallado...

Mar Gruesa es olas, vídeos, fotos, reportajes y el mejor contenido del surfing.

Si navegas por este sitio significa que aceptas las cookies. Las usamos para que tu experiencia de usuario sea la mejor.