Jaime Fontecilla "Jimmy"

Jaime Fontecilla “Jimmy”

. ¡Jimmy! ¿Qué tal man? ¡¿A qué andas?!

¡Muy Bien! Aquí en Homies, trabajando un rato.

Bueno, a ver cómo encauzamos esto que aquí hay historia para rato jajaja. Para empezar, tú vienes del mundo del patín. Háblanos un poco acerca de esos orígenes, el lugar donde todo empezó y la escena de ese momento.

¿A qué os referís con “historia para rato”? ¡Que no soy tan mayor! Jajajaj Mejor dicho, siempre he sido el pequeño del grupo, ¡¡¡pero ya no tío!!!! Jajaja

Sí, el skateboard desde muy niño ha movido mi vida. Me llevó a nuevos lugares donde conocí a muchos de los que ahora son mis amigos. El skatepark del Sindical en Madrid y un poco más tarde la Plaza de Colón, fueron la clave. Allí pude conocer a verdaderos maestros del skateboarding con los que pude patinar y vivir muchísimas experiencias, horas y horas de skate, todo esto a través de los altibajos que sufrió el skateboarding desde 1989 hasta finales de los 90.

Muchos pasaron y se fueron, otros nunca paramos y siempre patinábamos. Empezábamos a tener sponsors. Material era lo único que recibíamos y patinábamos todos juntos. Salíamos a buscar nuevos spots, viajamos por nuestra cuenta, nunca pensamos que podríamos ganarnos la vida patinando, nos movía la motivación.

Jimmy y su hijo cairo. Foto: Emilio Deham

Jimmy y su hijo Cairo. Foto: Emilio Deham

Has sido testigo del crecimiento y el boom del skate aquí, en nuestro país. ¿Ha sido un desarrollo beneficioso para vuestro mundillo o, por el contrario, no ha hecho más que añadir tópicos y clichés? A veces, en la playa, las conversaciones derivan hacia cómo ha cambiado todo en el surf y no siempre a mejor. ¿Sientes tú lo mismo hacia el skate?

Sí, he podido pasar por todas las etapas del skateboarding moderno. Al menos para mí y muchos de mis amigos ha sido muy beneficioso, surgieron muchas oportunidades, muchas marcas querían invertir en skateboarding, lo cual creo que es bueno, aunque has de tener clara tu motivación. La mía y la de mucha de la gente de la que me he rodeado siempre fue muy auténtica. Con o sin marcas, nunca dejamos de patinar.

Creo que eso deberían de tenerlo igual de claro las nuevas generaciones, aunque entiendo que sea más difícil para ellos. Creo que su motivación está muy condicionada por las marcas y las expectativas que éstas les crean.

El skate pasó de ser una actividad sin ningún respeto para la sociedad y ahora lo quieren convertir en deporte olímpico. Para mí no es ninguna de las cosas.

En el skate no hay línea de salida, no hay meta, no tenemos reglas ni fuera de juego. Yo qué se, las competiciones son opcionales pero creo que no es el fin ni el medio, es simplemente una opción y un espectáculo donde las marcas se publicitan, y en algunas los skaters ganan una buena parte del pastel. Desde mi punto de vista deberían ser los que más ganasen.

switch flip Trafalgar al fondo, foto by Jes£s G¢mez

Switch flip Trafalgar al fondo, foto by Jesús Gómez

El skate pasó de ser una actividad sin ningún respeto para la sociedad y ahora lo quieren convertir en deporte olímpico. Para mí no es ninguna de las cosas.

Foto: Javi Camacho

Foto: Javi Camacho

Simplificando: presencias y formas parte de una generación dorada del patín. Descubrís spots, grabáis vídeos de culto y os hacéis un nombre bien sólido. Luego te mudas al sur y te pasas al surf.
Explícanos.

La primera playa que conocí de Cádiz fue El Palmar, en 1995, dese entonces siempre bajaba una vez al año a Los Caños, Zahara… Y según pasaba el tiempo, visitaba la zona con más frecuencia.

Durante todos esos años era un lugar donde desconectaba del skate hasta que, en 2007, tomamos la decisión de mudarnos.

En Madrid ya no era lo mismo, necesitaba un cambio. Mi pareja de entonces y la que más tarde fue la madre de mi hijo, tiene parte de su familia aquí también, así que un buen día conduciendo por Madrid, atasco, ritmo de vida, frío… Tomamos esta magnífica decisión.

En esa época aún seguía patinando para diferentes compañías y ayudando en el departamento de marketing como freelance y también teníamos la primera compañía de ropa de skate nacional.

En 2008 y poco después del nacimiento de nuestro hijo, dejé mi marca de ropa y también el único sponsor de zapatillas que tuve desde el comienzo de mi “carrera” y donde estaba comenzando a colaborar en el marketing. No me sentía para nada identificado con cómo se estaban haciendo las cosas y con mi hijo recién nacido pensé que era un buen momento para cambiar. Era el principio del fin de las grandes multinacionales.

Estos cambios me ayudaron mucho. Fueron duras decisiones pero hicieron que esté donde me encuentro ahora mismo. Comencé a patinar de una manera mucho más libre, sin compromisos de ningún tipo y me grabé una parte de vídeo para la tienda que me ayudó desde mis principios.

Ya en este tiempo 2008/09 estaba empezando a surfear, y era tal mi ‘engorile’ que en uno de los viajes para grabar esta parte de video (Las Palmas) me levantaba antes que nadie y me bajaba a surfear La Cicer, más tarde levantaba al resto del equipo y… A patinar.

El surf siempre me llamó mucho la atención y desde niño tenía la convicción de que algún día surfearía. Veía que era una buena transición llegado el momento después de tantos años de skateboarding y no me equivocaba. Con el surfing he podido experimentar sensaciones increíbles, creo que es lo más difícil que he probado nunca, y eso me gusta, porque siento una progresión brutal, algo que con el skate después de tantos años es difícil experimentar llegado a un nivel.

Además la sensación corporal después de surfear es muy diferente a la del skate. Generalmente, y más aun cuando llevas 27 años patinando, sufres dolores articulares fuertes. Ésto con el surfing no me pasa. También influye mucho el lugar donde vivo. Seguramente si viviese en una ciudad y sin olas, patinaría mucho más, porque la arquitectura, asfalto, mármol, metal, te pide skate. Pero si vives en El Palmar, las olas te piden surf.

Fs ollie transfer, Foto by Bhaki

Fs ollie transfer. Foto: Bhaki

Actualmente vives en Cádiz y regentas, junto con un socio y amigo, tu propia tienda frente a la playa, en la que además hay un halfpipe enorme. Obviamente suena idílico pero suponemos que no es oro todo lo que reluce 😉

¿Cómo es gestionar tu propia tienda en estos tiempos?

Pues estos son los únicos tiempos que conozco en este aspecto. Nunca antes tuve una tienda, pero la verdad es que estamos muy contentos.

Más que una tienda, Homies Surf & Skate es el sitio que, gracias y junto a mi amigo Alejo, hemos creado con el fin de aportar nuestro granito de arena y poder transmitir nuestra manera de vivir el surfing y skateboarding. Esa manera en la que nosotros lo entendemos, lo sentimos y poder compartirlo así con todo el que se pase por Homies. De ahí el nombre (homies = colegas), como comprenderéis, era imprescindible estar frente a una de las mejores rompientes y ofrecer la mejor rampa que alcanzamos a construir.

Nos esforzamos también en ofrecer la más amplia gama de material y en nuestros cursos intentamos que la gente disfrute del surfing desde el primer segundo. No ha sido fácil, pero merece la pena. Merece la pena ver como chavales de El Palmar están aprendiendo a patinar y surfear y como, poco a poco, algunos comienzan a shapear sus propias tablas. Ver cómo un chaval sordomudo de un pueblo cercano, tras un par de años probando nuestras tablas, finalmente tiene la suya propia y ya es un surfista.

Por esto y mucho más merece la pena. Pero es duro ver las series caer desde el porche o asomarte y flipar con la sesión de skate que se están dando en la rampa y tú no poder, es tu turno de curro, y no puedes pillar esas olas que tan bien se ven desde nuestro porche. ¡¡Aprendes a disfrutar del disfrute de tus homies!! 😉

Wipeout. Foto: Alejo Bombarely

Wipeout. Foto: Alejo Bombarely

Volviendo al tema surf vs skate, y aunque suene a tópico, ¿cuál consideras más duro y sacrificado? ¿En cuál es más difícil progresar?… No sé, ¿qué diferencias y semejanzas encuentras entre ambos?

Pues sacrificio ninguno. Estás haciendo algo que te gusta tantísimo que no es ningún sacrificio levantarte a las 6 de la mañana para pillar un bañazo. Un sacrificio sería levantarse, como mucha gente, para ir a currar y encima comerte un atasco.

Y, ¿duro? Duro está el cemento cuando enganchas en el coping y caes al plano de una rampa, en ese sentido creo que el skate es más duro porque no hace falta una gran rampa para experimentar el gran dolor que produce un buen caderazo en el cemento. Por el contrario, en el surfing sí que es necesario algo más extremo para sentir ese dolor del que hablo, creo, y espero no equivocarme.

Creo que hay muchas semejanzas pero también muchas diferencias. Lo que tengo clarísimo es que guardan una estrecha relación. En el presente y más aún en el futuro predominaran riders completos, me refiero a surfers, skaters y snowboarders.

Desde mi punto de vista, el surf es el origen. El skate, en cuanto a trucos se refiere, es el punto de mira de los otros dos, es de donde se alimentan. Eso sí, conseguir hacer un air en surfing, o ya sólo intentarlo, me parece mucho más difícil que con el skate ya que, para empezar, con éste puedes intentarlo todas las veces que puedas y en surf ya dependes de que te cuadre una ola apta y ese tipo de cosas.

Late take-off. Foto: Lucas Tozzi

Late take-off. Foto: Lucas Tozzi

La primera vez que me llevaron a surfear fue la gente de Barbate. No tenía ni idea de dónde iríamos y no llevaba ni agua, ni comida ni nada.

En cuanto a la escena, ¿cómo te ha acogido la peña del surf y cómo ves a ésta en relación a la del patín?

Una vez más la compañía es imprescindible para mí. Desde que comencé he tenido la suerte de coincidir con gente increíble.

La primera vez que me llevaron a surfear fue la gente de Barbate. No tenía ni idea de dónde iríamos y no llevaba ni agua, ni comida ni nada. Aún así no me faltó de nada.

Me acuerdo que llevaba un traje super antiguo y que se me bajaba la cremallera. Raúl me regaló uno en condiciones y Sergio una tabla apropiada para aprender. Poco más tarde conocí a Alejo. Me acuerdo que yo llevaba un retro fish con volumen y alguna pared me pillaba. El muy cabrón me llevó a una de las olas más potentes de la zona (sólo funciona con un par de metros y sales bien pegado a una roca. Si fallas en el take off vas a parar a una laja de piedra). Pues allí me llevó el muy indeseable y pude experimentar lo jodido que es sentir un tirón del leash enrollado por el hombro. El karma se la devolvió y un par de olas después se le rompió el invento y no le quedó más remedio que ir a por su tabla hasta la laja y despellejarse las manos. Me alegro jajajajaja.

Otra cosa que ha de cambiar por completo son los destinos soñados. Cuando patinabas seguramente tendrías unas “mecas” diferentes a las que tienes hoy con las olas en mente. Háblanos un poco de tus viajes de skate favoritos (o de los sitios clave) y de los que has visitado como surfer o, en todo caso, te gustaría visitar algún día.

La meca, desde mi punto de vista, era, es y será, California. Skate y surf a mansalva.

Sí que es verdad que aparte de Cali, antes estaba más enfocado en grandes ciudades.

Este año el viaje de Homies fue a Filipinas y he de confesar que no me llevé el skate, aunque patinamos en un wallride que había en un orfanato al norte de Siargao. Es decir antes me enfocaba en ciudad y asfalto…Y ahora en olas, aguas calientes y sol.

Desde que empecé he surfeado varias veces en Canarias, sur de Portugal, Donosti y País Vasco Francés, Marruecos, Filipinas y California.

Me apetece surfear en Centro América y América del Sur. Quiero probar el Índico también, aunque cuando viajo me pasa como cuando salía de tour a patinar a otras ciudades. Después de un tiempo me encantaba volver a patinar mi plaza, con mi gente. Eso también me pasa surfeando, me gusta volver y pillar buenos baños en casa.

¿Te gusta estar al loro de todo lo que ocurre en ambas escenas? ¿Alguien que te motive especialmente? Hablemos de rider, marca, web, colectivo….

La verdad que no estoy muy al tanto, Alejo me pone más al día en ese aspecto y me ha introducido videos que me flipan como el Modern Collective o el 5’5 redux, de Lost. O al inconfundible Mason Ho, sin duda uno de mis favoritos. Pero la verdad es que no veo muchos vídeos.

De skate me flipan los vídeos de la peña de Lurk NYC y el último vídeo de Supreme , pero veo más los clásicos de Girl y Chocolate.

Por cierto, ¿cómo has vivido el cambio entre una gran ciudad en la que tienes problemas para practicar tu deporte (seguratas, restricciones, policías…) con respecto a un pequeño pueblito soleado del sur? ¿Qué te ha aportado cada etapa o zona?

¿Deporte? Jajajaj Bueno la verdad es que una de las cosas que más agradezco es no tratar con la policía día si día también, pero no sólo por patinar sino también por aparcar y conducir en general.
No me costó nada adaptarme al sur, la verdad.

Vemos que el Jaime Fontecilla de hace 10 años no tiene mucho que ver con el de ahora. ¿Dónde te ves dentro de otra década?

Pues casi ha pasado una década dese que me mudé. El año que viene harán 10, así que quizás sea ya el momento de hacer otro cambio. Eso sí, tengo claro que estaré surfeando y patinando. Y más ahora que lo comparto con mi hijo Cairo de 8 años.

Homies Trip Filipinas

Homies Trip Filipinas

Oye Jimmy, ¿mantienes contacto con tu peña de aquella época? Estarán flipando con tu cambio, ¿no? Jajaja ¿Quiénes eran los nombres más destacados y en qué punto se encuentran en este momento? ¿Alguien que te haya influido especialmente?

Sí, claro que mantengo contacto. De hecho el próximo día 1 de Julio nos reunimos en Donosti por el estreno del Vídeo Moca, Mosaic Bearings y C4ramelo Skateboards, en el cual salimos muchos colegas.

Tristán el dueño de la compañía y mejor skater, hace que nos reunamos: Pitxu, Alain, Sarmiento, Tyler, Alva, Chusin, una pena que Jesús ya no forme parte de la compañía. Unos siguen de pros, otros no. Pero todos tenemos una cosa en común y se llama SK8 y nuestras vidas giran en torno a él.

Y Manu es uno de los skaters que desde el principio me influenció. Siempre lo he admirado y gracias a él he tenido la oportunidad de vivir del – y para – el skateboarding. Transmite mucho y eso, al fin y al cabo, es lo que me gusta: transmitir cuando patinas. Eso es el estilo para mí, alguien que transmite.

Pues nada más Jimmy, mil gracias por tu tiempo y tus palabras. Ha sido todo un auténtico placer tío 😉

¡Gracias a vosotros! Aquí os esperamos en Homies en El Palmar 😉