¿Quieres volver a disfrutar del surf? Enseña a un idiota.

Si en algo nos parecemos tú y yo es en que el surf es ese deporte, ese estilo de vida, esa afición que intentas mantener a toda costa conforme vas haciéndote adulto. Un texto de Marejada Sur.
Fotografía de @medisurfschool
Fotografía de @medisurfschool
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on whatsapp

Es el hobby que mantienes desde que eras adolescente. Es la obsesión que te tiene mirando previsiones a diario. Es lo que más ocupa tu instagram.

No obstante, las obligaciones sociales te tienen solapando planes, yendo y viniendo a la playa cada vez menos.

Conforme creces profesionalmente, crece tu sueldo. Pero también las responsabilidades y el estar más conectado fuera de horas de oficina.

Súmale el compaginar tus planes con los de tu pareja, porque, ¿quién quiere morir solo?.

Si no te has visto en la tesitura de escoger entre un baño justito o tu media naranja, es que no tienes pareja.

De repente te das cuenta de que en los últimos 12 meses has disfrutado menos del surf que en los últimos 12 años. Ahora surfear es algo que haces ocasionalmente y cada vez se te hace más bola salir a buscar un baño.

¿Mi solución para volver a disfrutar del surf? Enseña a un idiota a surfear.

En el pasado, he llevado a amigos a aprender a surfear, también a novias (coincide que son exnovias ahora). Normalmente esto ha acabado en frustración por una de las partes, o en ocasiones por ambas.

No se si es que todos mis alumnos eran mediocres o que yo no soy buen profesor.

Esto ha sido hasta recientemente. Serán las ganas de naturaleza y libertad que nos ha dado el confinamiento, pero hace 2 semanas me encontraba yendo a surfear con mi principiante amigo, llamémosle Carlos.

Spoiler: es el baño que más he disfrutado desde hace meses.

Hace un tiempo ya me di cuenta que por más que usase el mejor equipo, nunca llegaría a pasar del nivel mediocre. Dos giros decentes en la misma ola será mi techo. ¿Un aéreo? Ni intentarlo por no hacer el ridículo.

Esto cambió al surfear con Carlos. Me acordé de lo difícil que es aprender a surfear.

En los 4 baños que hemos compartido, Carlos ha sido arrastrado por la corriente, se ha llevado 3 moratones en el costado y se pone de pie solo el 60% de las veces que lo intenta.

No, no es que sea un sádico que me regocijo del poco éxito de mi amigo.

Lo que me ha emocionado es verle disfrutar de ser arrastrado por una ola, intentar ponerse de pie, irse de bocas y salir a flote con una sonrisa de oreja a oreja.

Su alegría, por cursi que suene, es contagiosa.

Ver a alguien surfear con un éxito de pena y pasárselo bien me ha hecho volver a disfrutar del surf.

Aunque suene muy de Mr Wonderful, lo cierto es que el mejor surfer es el que mejor se lo pasa.

Así que mi recomendación es que no dejes de lado la oportunidad de enseñar a un idiota y disfrutar en su progreso de pasarselo bien en el mar.

Dime luego si no te ríes más que buscando hacer 3 giros seguidos.

En lugar de dejar de lado los baños cuestionables, ve con tu amigo principiante, ten cero expectativas y pásatelo bien.

Queremos tu email

para freírte a spam y comerciar con él con empresas de dudosa reputación

Lo último

Marejada Sur

Marejada Sur

Te cuento más sobre el luchador que sobre la pelea. Sigo creyendo que hay surf fuera de Instagram, las piscinas de olas, los rankings mundiales y las medallas en los Juegos Olímpicos.

¡Opina!

Este e-mail ya está registrado en Mar Gruesa. Por favor usa el Formulario de login o utiliza otro e-mail..

Login o password incorrectos

Algo ha fallado...

Mar Gruesa es olas, vídeos, fotos, reportajes y el mejor contenido del surfing.

Si navegas por este sitio significa que aceptas las cookies. Las usamos para que tu experiencia de usuario sea la mejor.