5 minutos con Pablo Montero

Perú se ha convertido en el segundo hogar de Pablo. Es joven y tiene iniciativa y ganas para buscarse la vida, ya tendrá tiempo de volver a su querida Coruña.

¡¡Ese More!!. Joe, ¡qué es de tu vida tío!. Cuéntanos, a qué andas… ¡Ponnos en situación! Jejejeje

¡Hola a tod@s! Pues ahora mismo estoy en Lima (Perú) de Convenio Bilateral. Llevo aquí ya ocho meses pero este último y los dos primeros los he pasado viajando por Latinoamérica. He estado en las Islas Galápagos, Ecuador, Costa Rica, Colombia y Brasil, además de en varios sitios de la costa peruana (que es muy grande).

Dios mío cómo te lo montas jajaja. Oye, ¿Por qué Perú? ¿Cómo surgió el tema del Convenio Bilateral?

Pues la idea fue bastante simple. Este era mi último año de carrera así que lo quería estudiar fuera sí o sí (yo creo que debería ser obligatorio irse un año a estudiar fuera), ya sabes, para conocer nuevas culturas, estilos de vida y aprendizaje, gentes, lugares… Así que cuando salió la convocatoria lo vi claro.

Yo quería irme a una gran ciudad el que pudiera surfear todos los días, bailar reggaetón y no tener que bajar con paraguas a la calle, así que este fue mi destino número uno, y creo que acerté de pleno.

Sé que ya has estado en el país un montón de veces, ¿qué pasa, acaso tienes alguna conexión especial con su cultura y su gente?

Yo creo que debo de tener antepasados latinos o algo porque no sé jejejeje Me encuentro muy cómodo por aquí. Quizás es por el idioma, quizás por su gente que se ha estado portado estupendamente conmigo o, simplemente, quizás porque estaba hasta las bolas del clima que teníamos en el norte de España.

Si aquí apenas llueve… ¡Exagerado! Dime, después de tanto tiempo ahí supongo que ya tendrás una idea fundamentada acerca de su cultura y sus ámbitos de vida. ¿Qué aspectos notas más afines con respecto a la española y cuáles son los más dispares o que más te hayan chocado?

Pues el más afín yo creo que es la comida. Aquí hay mucha cultura gastronómica, como en casa. Además también tienen la cultura del “menú del día” (primer plato, segundo, bebida y postre) así que se puede comer muy rico y barato, además hay mucha variedad de platos.
Lo más distante quizás sea el descontrol total que hay en la carretera (muchos accidentes, atropellos…). Esta es una ciudad perfecta para ir en moto pero apenas las ves, y es que ¡a ver quién se atreve!.

Otra cosa muy diferente y a la que cuesta mucho acostumbrarse es al ruido y a la contaminación, pero supongo que lo irán solucionando poco a poco.

Por otro lado, y tras ocho meses, además de la familia y los amigos, ¿qué es lo que más echas en falta de estar en casa?

Echo de menos muchas cosas la verdad. Está claro que a mis seres queridos lo primero pero estar solo también era parte de la aventura ¿no? El salir de la zona de confort, dejar todo lo seguro, fluir sin tener ningún tipo de ataduras, seguir al instinto… no sé, esas cosas que se hacen cuando uno viaja solo.

Por otro lado, el chorizo y el jamón ibérico no lo echo mucho de menos porque me he traído un buen arsenal jejejeje y el Depor… De momento no me preocupa demasiado porque tenemos a mi buen amigo Peter Mosquera al mando del equipo, pero si que echo de menos ir al estadio con mi hermano y mis amigos en vez de verlo desde aquí por Internet.

Y con respecto a las olas… Para alguien que no haya puesto el pie en Perú, ¿es realmente el paraíso de las izquierdas o no es oro todo lo que reluce? ¿Cómo es el surf de día a día ahí?

Oro no debe ser porque nuestros antepasados se lo llevaron todo, quizás por eso al norte de Perú se le conoce como el “Indonesia de los pobres”. Es broma. Se le llama así porque hay multitud de izquierdas y cuando no te llega el dinero para ir a Bali (es lo que está más lejos desde aquí), te vas al norte, que es parecido (salvando las distancias).

Desde Trujillo hasta la frontera con Ecuador hay más de 20 izquierdas de ensueño. Sin nombrar todas las que hay de Trujillo hacia a la frontera con Chile (la costa peruana tiene más de 3.000 km de costa). Creo que debe de haber cerca de 100 points de izquierdas en todo el país.

Yo suelo surfear en Lima, donde vivo, en las playas que tengo delante de casa (La Pampilla y Punta Roquitas). Si sube mucho el mar y no puedo viajar pues me quedo surfeando La Herradura (una ola world class que rompe muy cerca de la ciudad). Por el contrario, si tengo varios días me voy al norte de cabeza, casi siempre en bus (son como 15 horas de viaje más o menos).

Poniéndonos de nuevo en el pellejo de alguien que esté planeando un trip ahí, ¿le animarías a ir?. Quiero decir, al margen de las olas, ¿es un sitio recomendable (cultura, precio, seguridad…)? 

Yo creo que, definitivamente, es uno de los sitios a tener en cuenta para hacer un surftrip. El Océano Pacífico, sobretodo la zona de América del sur y de Centroamérica, tiene una constancia de olas brutal. Los swells del sur (predominantes durante todo el año) entran a la mínima. Y si vienen desde el norte pues bienvenidos sean también, Cabo Blanco los recibirá con los brazos abiertos, como los tubos que se pegan los locales cuando rompe.

En cuanto al tema de la seguridad, yo no he tenido ningún problema (aunque conozco alguna que otra historia). El precio de la vida es relativamente barato y la cultura, ¿qué decir sobre el país con más cosas que ver de América?

Y, ¿qué probabilidades hay de triunfar? ¿Es regular o cogerlo bueno es casi cuestión de suerte?
Por cierto, ¿Cuáles son esas zonas mágicas? ¿Son muy remotas y de difícil acceso? ¿Cómo está tema transportes y comunicaciones?

Cogerlo perfecto es muy difícil porque las mejores olas del país suelen romper con swells muy grandes y no suelen entrar muchos al año. Donde si que hay más constancia de olas es en el resto de spots, tipo Lobitos. Todos suelen tener un hostel o algún sitio donde quedarte a dormir justo delante del point.

Decir también que el transporte en Perú es muy bueno, mucho más que las carreteras. Los mejores autobuses tienen asientos que se reclinan 180º. En ellos puedes recorrerte casi todo el país. Lo malo es que a muchos sitios no llegan porque allí no hay nada, sólo olas y arena. Estos sitios son los mejores porque puedes surfear prácticamente solo. Para ello, sin duda alguna lo mejor sería alquilarte un 4×4 o una furgoneta (como hicieron mis amigos catalanes Pau y Alex) y recorrerte la Panamericana peruana enterita.

Debe ser la hostia, pero… ¿Te ves viviendo ahí haciéndote un futuro a medio – largo plazo o, por el contrario, es una aventurilla – experiencia y lo que te tira es volverte a Galicia?

Pufff pues no lo sé la verdad. Es una pregunta muy interesante. Prefiero no hacérmela de momento. Galicia me gusta mucho pero su clima…Me encantaría vivir en Coruña pero pasando los meses de enero a junio fuera de casa y volver cada año justo para San Juan. No sé, algo tendré que inventar para poder hacer esto. De momento sólo prefiero pensar en terminar la carrera y pasármelo muy bien mientras pueda; luego ya veré.

Te me estás volviendo un señor cómo More jajaja. Por cierto, ¿has estado en Machu Picchu o has visitado las líneas de Nazca? Deben ser lugares increíbles por su energía e historia. Yo creo que si lo viera me plantearía muchas cosas… ¿Te hacen creer en extraterrestres? Jajajaja.

Tío aquí es muy serio todo ese asunto. Todos mis amigos dicen haber visto ovnis y cosas de esas. Yo no sé que pensar. Las líneas de Nazca y el Machu Picchu están demasiado bien hechas, no sé… Además, están hechas para ser vistas desde arriba. El tiempo dirá… Lo que sé sé es que se siente una energía especial aquí y que todos los que fuimos a dormir a los pies del Machu Picchu tuvimos unos sueños bastante curiosos la verdad, que le pregunten a Guille Alonso si no.

Y, para terminar, en relación a la escena surfera, ¿Cómo está el asunto? Me refiero al nivel, organización, industria, circuitos, unión… ¿Conserva ese puntito inocente y cooperativo de otros lugares de Lationamérica?
Y la gente de la calle en general, ¿se respira buen ambiente? ¿Cómo te tratan? ¿Te ayuda ser español?

Tío la gente es la hostia aquí. Hay muy buen rollito en general. Mis compañeros de clase, por ejemplo, me tratan como si fuéramos amigos de toda la vida. Lo mismo que mis profesores. Es algo que se agradece mucho la verdad y que me está ayudando a conocer y a disfrutar más aún de esta bonita experiencia. Y ¿qué decir de mis amigos de la playa? Pues que les estaré eternamente agradecido.

Hasta el team manager de Billabong Perú me trata como uno más de aquí. Hay súper buena onda. En cuanto al nivel de surf, recordar que la selección peruana ha quedado varias veces campeona del mundo y que la primera ola que se surfeó en la historia fue aquí, en Huanchaco (en mi blog www.paulmontana.com puedes leer algo más sobre esto), con un caballito de Torora.

Yeahhh. ¡¡Qué bueno todo More!! Me alegra verte bien Así que recibe un abrazote fuerte

¡¡Muchas gracias!! ¡¡Otro abrazo para vosotros!!

¡Opina!

Este e-mail ya está registrado en Mar Gruesa. Por favor usa el Formulario de login o utiliza otro e-mail..

Login o password incorrectos

Algo ha fallado...

Mar Gruesa es olas, vídeos, fotos, reportajes y el mejor contenido del surfing.

Si navegas por este sitio significa que aceptas las cookies. Las usamos para que tu experiencia de usuario sea la mejor.