Jorge Hunt

Jorge Hunt

“El digital no me llama nada, no tiene vida para mí, no tiene feeling”

Por qué / Cómo empiezas a sentir interés por la fotografía

Los comienzos son muy típicos jeje. Mi padre compró una 35mm (Canon AV1 35mm) cuando nací, que por cierto yo sigo usando.
Cuando tenía 15 años pues la encontré en casa y empecé a enredar, sacar fotos en conciertos (punk y Hardcore), en la calle, a la gente, en viajes, etc.
He aprendido mucho con la cámara analógica y lo sigo haciendo. Sólo quiero sacar fotos con cámaras analógicas, no sólo porque es mi marca, mi estilo, si no porque me hace ser mejor fotógrafo.

Con una cámara analógica todo va más lento. Piensas más y analizas todo mucho más a la hora de componer, encuadrar, exponer, etc etc.

La gente me pregunta todo el rato “¿Por qué no sacas en digital?” y siempre digo lo mismo, “porque no me gusta”. Es complicado de explicar, pero básicamente para mí la foto de película tiene una textura y una profundidad incomparable y soy fiel a ello porque me ha hecho mejor fotógrafo. Me encanta experimentar y probar diferentes carretes, sean caducados, diapositivas, procesos cruzados, blanco y negro, forzar carretes. Cada carrete es un mundo y me apasiona. Yo lo comparo con las quillas en el mundo del surf, cada quilla es un mundo y es un vicio tener quillas jajajaja.

Quién ha sido una influencia para ti

No sabría decir quien ha sido una gran influencia, pero gente como Thomas Campbell me ha ayudado a seguir sacando fotos en analógico, gente que apuesta por el analógico como Ryan Tatar, Brandon de Nikonos Project, Brooks Sterling, etc..

Hay infinidad de fotógrafos con los que me siento identificado y comparto el mismo estilo e filosofía de la vida. Me influencian mucho los fotógrafos californianos, quizá porque siempre buscan esa luz que es imprescindible para sacar una buena foto.

Qué te resulta interesante de fotografiar y qué tratas de transmitir con ello

Me encanta fotografiar cosas sencillas pero que al mismo tiempo que reflejen una grandeza. Me encantan las texturas del mar, la luz y el objeto que depende de estas dos cosas (un surfista por ejemplo), me encantan las cosas simples pero elegantes, con estilo, casi siempre llevo encima una cámara diferente pero cuando no la llevo siempre lo analizo todo y es como si viera la foto en mi mente, sin duda es una obsesión. Intento transmitir paz, reflexión, recordar a la gente que todo lo que nos rodea es mas especial de lo que la gente piensa y para mí, capturar esos momentos no tiene precio, por eso es como una droga, como el surf, cada foto es diferente y no sale exactamente como quieres y por eso engancha tanto. El digital no me llama nada, no tiene vida para mí, no tiene feeling.

Yo no edito las fotos y me gusta sacar la foto y que salga como recuerdo ese momento, no me gusta transformar el momento. No entiendo la gente que va a una boda, saca mil fotos y se pasa editando horas y horas (¡no lo entiendo pero lo respeto por su puesto!). Me gusta que cada carrete y modo de revelado juegue su papel.

Y, en concreto, ¿con este porfolio que has seleccionado?

Bueno, en realidad no sé muy bien por qué he elegido estas fotos.

Tenía muchas para elegir pero han salido estas. Creo que reflejan muchas cosas de la vida, cultura, arte, el sentido de la vida, la felicidad, la moda y son cosas que me gustan reflejar y momentos, viajes y vivencias que tendré en mi mente el resto de mi vida. Estas fotos me ayudan a vivir esos momentos aún más y me gusta compartirlo con los demás.