El campeonato de ayer en Nazaré es una de las cosas más salvajes que han ocurrido en el surf durante los últimos años.

Aún no había amanecido y Adrián Fdez. de Valderrama, Natxo González y el portugués Miguel Blanco se aventuraban a entrar en la oscuridad total para coger algunas olas antes de que comenzara el campeonato. No dio tiempo a mucho, pero ya tienen el veneno dentro para un próximo swell.

Había cierta división entre los integrantes del circuito; unos eran partidarios de hacerlo ayer mismo y algún otro prefería el jueves, día en el que el pronóstico es simplemente demencial. Al final se decidió echarlo y la verdad es que parece haber sido todo un acierto. Primer campeonato de remada en el emblemático spot portugués, y posiblemente las olas más grandes jamás cogidas allí sólo con los brazos.

Hubo muchos wipeouts…algunos terroríficos, y rescates in extremis como el que garret Mcnamara hizo a Damien Hobgood.

Adur Letamendia, que nos hizo de corresponsal desde allí nos pasaba el largo parte de lesiones:

“-Damien Hobgood contusión brutal, está como ido.
-Nic Lamb, en la final contusión que decía que no veía recto y le han tenido que sujetar para bajar las escaleras
-Joao de Macedo, tiene un ojo negro, y el otro con herida.
-Tom Butler, media oreja colgando y agua en los pulmones.
-Aaron Gold, dedo roto.
-Koa Rothman, que le he tenido que preguntar cómo ha sido la comida, me ha dicho que por unos segundos ha pasado verdadero miedo, que se le ha pasado por la cabeza que podía morir”

Según Twiggy las de ayer eran olas eran mayores que en Jaws, y eso es mucho decir. “Cada ola tiene sus peligros. Mavericks es como un gran slab, en Jaws es el bowl, pero en ambos sitios hay un gran canal. Aquí en Nazaré el peligro no es la ola en sí misma, sino más bien el momento en el que tienen que rescatarte. Es muy complicado coger dos olas buenas en 45 minutos.

El australiano Jamie Mitchell fue sin duda el protagonista, en ocasiones tirándose a izquierdas donde el cerrote estaba asegurado.

“Hoy se ha ido un paso más allá, ha sido pura supervivencia, muy heavy. Quiero dedicar esto a mi esposa ya mi pequeña hija, ya mi mamá y papá, creo que hoy es un tema familiar. Un día increíble “.

Mañana jueves y viernes se esperan condiciones gigantes, allí estará Axi Muniain intentado hacer historia. Y sabemos que puede hacerlo.