Debe ser jodido para un super ‘crack’ asumir su final, el cierre de una era que no es mejor por más que se estire.

A estas alturas ya todos sabréis que Kelly se rompió un pie durante un baño libre en Jeffreys. A causa de dicha lesión, se vió obligado a abandonar el campeonato dejándole el camino libre a Felipe en ronda 3.

Lo que hemos sabido posteriormente es que la lesión parece más complicada de lo que cabía esperar en un principio. Debido a la naturaleza de la rotura y la cirugía, Slater estará apartado de la competición unos 6 meses como poco, es decir, que con mucha suerte tal vez pueda entrar en Hawaii…un lugar que por otra parte tiene todo el sentido para decir adios.

Inevitablemente, todos nos planteamos la misma pregunta, ¿es este el final de Kelly?

Por un lado, algunos piensan que el ‘King’ se negará a poner punto final a su carrera de este modo y, contra todo pronóstico, volverá a tratar de pisar podio al final de la próxima temporada.

Ciertamente Kelly había anunciado que 017 sería su último año en el Tour, un anuncio que a nadie pilló de sorpresa y que además no era la primera vez que se hacía pese a que el de Florida siempre encontraba una excusa para pasarse por alto el asunto de sus retiradas y acababa volviendo a la competición para dar guerra un año más. Pues bien, parece que su mala pata en Jeffreys sí le justificaría un nuevo retorno con el fin de no terminar su carrera de una forma tan desmerecida y poco vistosa.

Por otra parte están los que opinan que “hasta aquí ha llegado”. Lo cierto es que los últimos años, ya sea por la edad, el relevo generacional o por la huída de Channel, Kelly no era el que acostumbraba a ser y no terminaba de brillar, acumulando una serie de actuaciones irregulares y grises que lo alejaban de la zona alta de la tabla( actualmente se encuentra en el número 20 y los dos años anteriores terminó noveno y séptimo respectivamente).

De estas últimas temporadas han sido memorables, casi exclusivamente, su actuación en Fiji o Teahupoo frente a John John, pasando a un primer plano todo lo relativo a su faceta comercial (Outerknown, su piscina, Slater Designs…), sus declaraciones polémicas (tiburones…) o entrevistas improvisadas y retransmisiones en directo (ataque a Fanning, Cloudbreak masivo, speaker en Fiji…).

“Las estrellas del rock rompen guitarras continuamente y nadie se molesta por ello. Yo nunca había hecho esto…fue sólo una liberación inmediata de emoción” dijo Kelly atras perder su manga de Peniche contra Aritz Aranburu hace unos cuantos años.

Pues bien, no cabe otra cosa que preguntarnos cuán importante es saber poner fin a una carrera deportiva en el momento apropiado.

Por supuesto debe resultar difícil poner punto final justo cuando se están saboreando las mieles del éxito. No obstante, una despedida a tiempo ennoblece la figura de cualquiera, que a la larga, será recordado como esa persona exitosa y brillante.

Estos últimos años hemos visto unas cuantas retiradas que en sí mismas han tenido lugar sin pena ni gloria. De este modo hemos dicho adiós a CJ, Freddy P. o incluso Taj. Todos más o menos con carreras super brillantes pero cuya despedida en directo no ha roto esquemas (sí que es cierto que Freddy P. salió a hombros tras sacar un 10 en Lowers). Cierto también es que CJ o Taj son figuras clave que siempre serán recordadas, sin embargo habrá que tirar de archivo para ver logros y proezas en lugar de remitirnos al día de su adiós; es decir, el cuándo, el cómo y las circunstancias físicas y deportivas en que se hallaban el día de su retirada.

Por tanto… ¿Cuándo retirarse? ¿Cómo hacerlo? Ni siquiera Michael Jordan, el más grande de entre los grandes, ha sabido respondernos a esta cuestión puesto que ha intentado un segundo retorno que no ha hecho justicia en absoluto a la magnificencia del grueso de su carrera. Y así volvemos al asunto principal: debe ser jodido para un super ‘crack’ asumir su final, el cierre de una era que no es mejor por más que se estire.

Sea como fuere, Kelly será siempre el mejor surfista de todos los tiempos. Su currículum es intachable, así como el número de victorias, puntuaciones, mangas disputadas, campeonatos del mundo…etc, etc, etc… Será siempre el número uno. El uno en cuanto a cifras y también cuanto a polémicas, titulares y protagonismo. Estamos seguros que seguirá copando portadas y acumulando colas tras él una vez retirado, y eso a él le encanta. No obstante, el mismo debería saber cuándo parar de contar.