Mad Max: Furia en la carretera

Con motivo del reciente estreno de la película “Mad Max: Furia en la carretera”, que forma parte de una de las sagas más míticas de la historia del cine, hemos decidido dedicarle este pequeño espacio para presentaos su particular visión del futuro.

“Mad Max” es una película australiana dirigida por George Miller en 1979. Está ambientada en un futuro donde la sociedad, sumida en el caos y la escasez de recursos, se desmorona en medio de un mundo en ruinas.
En medio de todo esto, un policía de carretera (Mel Gibson) trata de dar caza a dos delincuentes fugados que escapan en un coche robado tras haber cometido un asesinato.

Pese a su bajo presupuesto, la película obtuvo tal éxito en taquilla que dos años después se estrenó la segunda parte. En ella Mel Gibson se enfrentaba a toda una banda de forajidos que domina las carreteras atemorizando a todos con su actitud violenta. Curiosamente esta segunda parte es aún mejor que la primera y logra que esa estética post apocalíptica, repleta de ruinas, escombros y personajes oscuros, se convierta en su seña de identidad.

En 1985 la trilogía se cierra con otra aventura en la que Max (Mel Gibson) se enfrenta a un tirano que siembra el mal en una ciudad subterránea.

Mad Max (sobre todo la segunda parte) está considerada una auténtica obra de culto que influyó a todo un género de películas futuristas que heredan su visión pesimista y apocalíptica del mundo que nos espera.Todas están dirigidas por George Miller.

Esta última entrega, estrenada hace apenas una semana, ya ha comenzado a dar que hablar sosteniendo que iguala e incluso mejora a sus predecesoras.La producción de esta última parte tuvo que retrasarse en varias ocasiones, debido a incidencias como el atentado del 11-S contra las Torres Gemelas, o la muerte del actor australiano Heath Ledger, que iba a ser el protagonista de “Furia en la carretera”.