Idolos que son #amigos

Es curiosa la relación que se establece entre dos personas cuando la admiración se interpone entre ambas. A veces, el talento de una es tan grande a ojos de la otra que automáticamente ésta pasa a convertirse en una especie de semidiós al que terminamos llamando 'ídolo'.
surf, idolos

Comparte

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Las redes sociales hacen su aparición y todos estos ídolos casi míticos toman un cariz humano y comienzan a hacernos partícipes de su vida y su rutina

El ídolo, esa persona en una especie de olimpo colectivo en el que habitan, elevados, sólo unos pocos elegidos mientras que el grueso de ‘la prole’ les observamos boquiabiertos desde una grada inferior.

¿Qué es exactamente lo que alabamos de dichos personajes? ¿Su persona en sí misma o la forma de desarrollar una actividad concreta?

Ante esta cuestión cabría responder que, a priori y en el caso concreto del surfing, lo único que nos importa son los tubazos insanos que se hacen o los cutbacks antológicos, quedando al margen otros aspectos de su vida cotidiana ‘de mortal’ en relación a lo que comen, lo que piensan o los programas que ven.

Hace unos años la única posibilidad de establecer un contacto con gente como Curren, Carroll, o Occy, era encontrárselos en algún campeonato de por aqui, intercambiar un apretón de manos, una foto…y no mucho más. Es decir, había una barrera donde los estamentos de cada uno estaban totalmente diferenciados en base a una jerarquía evidente. Ni sabíamos lo que comían, ni nos importaba…sólo sabíamos que ripaban y un par de pinceladas de sus vidas personales.

Pero claro, llega un momento en que las redes sociales hacen su aparición y todos estos ídolos casi míticos toman un cariz humano y comienzan a hacernos partícipes de su vida y su rutina. Algo inédito a lo que hace apenas una década ningún fan tenía acceso. Es más, hoy incluso puedes hacerte su ‘amigo’, darle ‘likes’ y enviarle comentarios a los que, si suena la flauta, tal vez el mismo ídolo conteste.

Es ahí cuando la cosa comienza a mezclarse o confundirse y la relación entre fan e ídolo toman otra dimensión desde la irrupción de Facebook o Instagram.

Hasta tal punto dicha relación se entrecruza que hoy un fan puede cruzarse con su ídolo por la acera y soltarle: ‘Ey, soy Pepito, el que te ha hablado por Facebook. Sí sí, tu amigo’

Probablemente nuestro amigo ídolo tenga que lidiar con varios Pepitos al día, y seguramente le conteste con amabilidad y un ‘¿qué tal todo tio?’. En otros días no tan buenos quizás incluso el Pepito se lleve un ‘no tengo ni puta idea de quién eres’, con el consecuente chasco y una rotura de moral causada por un ídolo que no resultó ser ese colega que él creía.

No vamos a se tan drásticos como Axl Rose, pero dejamos en el aire esa frase que alguien en su día hizo famosa: ‘Jamás conozcas a tus ídolos, porque podrían dejar de serlo…’


Te interesa

© 2018 Mar Gruesa