Fragilidad de memoria

El caso es que el bloqueo de Gabriel Medina a Kelly Slater, uno de los momentos que más jugo ha dado en el Pipe Masters, está dando mucho que hablar y, generalmente, en contra de la actitud del brasileño.
25013155_521727281531036_3007596053554790400_n

Comparte

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Para los que no sepáis de qué va la historia, os explicamos un poco por alto: cuartos de final, Kelly Slater vs Gabriel Medina. Medina necesita ganar si quiere conservar alguna esperanza de llevarse el título. Kelly (en combo) se coge una ola con muy buen potencial y cuando éste está dentro del tubo, Medina con prioridad pero muy al brazo, la rema desesperado para provocar interferencia o, en todo caso, mermar la puntuación de Kelly.

¿Lo agresivo del gesto?. La imagen de saltada atroz que hubiera supuesto en un baño libre.
¿La cruda realidad?. Que se trataba de una manga donde el brasileño simplemente, le pese a quien le pese, jugó sus cartas como un verdadero competidor ávido de triunfo.
¿Lo gracioso?. Que Kelly, a quien la batalla por el titulo le pillaba muy a contramano, se lo tomó con humor y reaccionó mostrando un doble shaka que dará una pintoresca imagen para la posteridad.

¿Lo chocante?. Que el mismo Kelly protagonizó hace años una imagen idéntica en Kirra al bloquear a Parko (quien le hizo un corte de manga desde el tubo). Muchos lo habéis recordado, pero la mayoría se había olvidado de ello.
¿La razón? Fácil. Kelly es dios en el surfing y Medina no es muy bien digerido por la mayoría de fans no brasileños. Cualquier excusa es buena para recrearnos en nuestra animadversión hacia él.

Por puntualizar. El bloqueo de Kelly en 2013 tuvo lugar en el primer contest del año, mientras que el de Medina (tal vez más criticado y cuestionado) se produjo en una manga determinante donde estaba en juego, nada más y nada menos, que el título mundial.

No partimos una lanza en favor de nadie. Simplemente, y aprovechando que la polémica está servida, refrescamos la memoria porque en muchos casos, convendría no olvidar.


Te interesa

© 2018 Mar Gruesa