El tipo con más mala suerte del mundo

Vaya por Dios, este año vuelvo a quedarme sin vacaciones. Movidas con la empresa, ya sabéis: mucho curro y poco personal.
sad1
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on whatsapp

Bueno, pero no todo es malo porque me han concedido un día al año para asuntos propios. Y resulta que como el cuerpo me pedía un poco de aventura y emociones fuertes, he decidido reservar un cursillo de surf. La putada es que he llamao a un par de escuelas y no admiten más de tres cursillistas por monitor y las plazas ya estaban reservadas.

Como esa proporción alumnos-instructor me pareció razonable, he supuesto que será lo mismo para todas las escuelas de surf, así que no he buscao mucho más.

Mi siguiente paso ha sido intentar alquilar el equipo por mi cuenta, pero el tipo del ‘rental’, tras un exhaustivo análisis acerca de mi conocimiento del mar, el surf y las olas, ha decidido no alquilarme nada con el fin de velar por mi seguridad y la del resto.

 

Pero no desistí, porque me enteré de que hay una movida que se llama ‘Surfcamp’ en la que te carretan de un pico a otro, te meten al agua y hasta te dan la opción de hacer merienda-cena.

Nah, todas las plazas llenas y, además, hay que reservar por semana o quincena. Nada de días sueltos. Diossssssss, sa suerte no está conmigo.

Haciendo de tripas corazón les ofrecí pagar la tasa de una quincena por un solo día. ¡Yo quería mi aventura, mi adrenalina y mi riesgo extremo! ¡Yo quería hacer un barrel de esos, cojones!

Probé suerte con toda la gama de hospedajes surferos: surf houses, surf hostels, surf villas… Y una vez más, nanai.

 

Así que me armé de valor y me fui a la playa por mi cuenta dando por hecho de que en pleno mes de julio, con un sol de escándalo, alguien habría por allí para dejarme coger un par de olitas. ¡Pero nada! Efectivamente, sol, olas y agua calentísima, pero ni rastro de surfistas. Era una cosa de esas que dicen de un pico vacío. No sé… yo creía que esto del surf era otra cosa.

 

Así que, lo dicho, he aprovechao mi día anual de asuntos propios para ir a hacienda y luego al Carrefour, que hay 3×2. Y resulta que el funcionario y la cajera me han atendido mal porque tenían prisa por terminar ya que tenían clase de surf a las 16h.

Queremos tu email

para freírte a spam y comerciar con él con empresas de dudosa reputación

Lo último

REDACCION

REDACCION

Somos gente sin criterio y con un nivel de surfing más que cuestionable, pero Maldini también habla de fútbol. Si tienes algún problema escupe aquí abajo.

¡Opina!

Este e-mail ya está registrado en Mar Gruesa. Por favor usa el Formulario de login o utiliza otro e-mail..

Login o password incorrectos

Algo ha fallado...

Mar Gruesa es olas, vídeos, fotos, reportajes y el mejor contenido del surfing.

Si navegas por este sitio significa que aceptas las cookies. Las usamos para que tu experiencia de usuario sea la mejor.