carlos serrano X plato

Para comenzar… ¿quién es Carlos Serrano?

Alguien que está flipando con que le propongan una entrevista, jajaj. Hasta ahora, siempre me ha tocado ocupar el otro lado, el del entrevistador. De mí puedo decir que nací en el año 1995 en Santander, donde vivo actualmente, y que soy un apasionado del surf que cada día descubre que difícilmente podría vivir en algún lugar donde no hubiese olas.

 

¿Cómo y cuando comienza tu relación con el surf?

Debía rondar el año 2011 cuando Marce Botín, gran amigo y compañero de colegio por entonces, comenzó a insistirme para que le acompañase algún día a la playa. A mí me atraía, pero a mis padres no demasiado, ya que han nacido lejos del mar, no nadan muy bien, y siempre le han tenido gran respeto. Al final Marce se salió con la suya, consiguió meter al agua a muchos de sus amigos,  de los cuales algunos todavía seguimos enganchados.

Primero empecé con un bodyboard. Mis padres tenían la acertada opinión de no querer comprarme una tabla hasta que supiese el surf “me gustaba de verdad”. Para cuando lo supe, ya había podido ahorrar el dinero suficiente para que me ayudasen a hacerme con una tabla de segunda mano. Recuerdo con cariño esa época en la que te metías con cualquier cosa porque no sabías leer bien los partes, ni los puntos de marea, y sólo existía la webcam fija de Tiempo Fiochi en el Sardinero. Íbamos a la playa en el bus municipal, y estuviese como estuviese, nos metíamos al agua cambiándonos en los bajos del Rhin aunque fuese enero… ¡Y ahora me quejo porque el maletero de mi coche no me cubre de la lluvia!

¿Qué quieres transmitir con tus artículos?

 Por un lado, escribo sobre viajes, destinos e historia en Condé Nast Traveler, lo que me lleva a hablar de lugares visitados que me traen buenos recuerdos. No suelo escribir artículos de lugares donde no disfruté, porque la idea de esos artículos es transmitir al lector lo interesante que es el destino o el lugar sobre el que escribes, y a mí no me sale escribir de otra forma que no sea desde la verdad. Ese es el problema cuando escribo artículos de surf (he escrito para Surfcantabria, Mar Gruesa y Duke): quiero decir tantas cosas “políticamente incorrectas”, como que la mayoría de la gente debería surfear con un par de litros más de los que lleva, que al final me corto. No me apetece que nadie en el pico me diga: “no me gusta lo que has escrito porque…”, pues ya me ha pasado y me incomoda. Voy al agua a surfear; afuera, en el párking, hablamos de lo que sea.

 

Mi último proyecto relacionado con el surfing ha sido una colaboración con Gorka Gil (@gorkagil) en su libro ilustrado “Ametsak”, donde aporto dos relatos sobre míticos personajes surferos. “Ametsak” es esa clase de proyectos que ilusionan porque escribe gente que surfea desde antes de ponerse a crear, y eso hace que todo lo que salgan tenga un espíritu común. Por otro lado, en febrero saldrá mi primera novela, cuyo título todavía no puedo adelantar: una historia sobre el origen del reino de Asturias y la resistencia al islam.

 

¿Artículo del que estés más orgulloso?

 Durante mi Erasmus en Roma echaba mucho de menos el surf y el mar, esa sensación de calma que te da mirar a un horizonte infinito donde no hubiese edificios, semáforos y tráfico. Roma es tan cruda como preciosa, una jungla de asfalto que a veces resulta dura de digerir. Por entonces escribí para Surfcantabria un artículo titulado “Carta a un surfista alejado del mar” que tuvo una gran acogida, y con el que me quedo porque me salió del corazón.

 

¿Qué artículo te gustaría escribir en un futuro?

 Si me preguntas sobre viajes y destinos, elegiría Israel por la cantidad de contradicciones, injusticias e historia que se concentra en ese espacio de la tierra donde hace décadas que no existe la paz. En cuanto a un artículo sobre surf, me gustaría entrevistar a John John Florence porque me encanta su visión del mundo, y la forma de “ir a su bola” de quien podría ser perfectamente un prepotente. Creo que hay pocas personas, sobre todo en el CT, que encarnen también el espíritu del surf como John John.

¿Spot preferido?

San Vicente de la Barquera, donde desgraciadamente voy cada vez menos por culpa de la falta de educación de quienes surfean allí provenientes de fuera, ante la impotencia de unos locales que han propiciado el caos al ser, muchos de ellos, beneficiarios de que sea “la ola de las escuelas”. Es la pescadilla que se muerde la cola, algo visto en muchas partes, y de la que he formado parte como monitor de surf durante muchos veranos. Al final, por explotarla, nos hemos cargado una ola divertidísima desde cuyo pico se ve el Naranjo de Bulnes, un castillo medieval y una iglesia gótica.

 

¿Canción que te acompaña a todos lados?

cualquiera de The Beatles, aunque últimamente sólo escucho a The Band. Su canción “King Harvest” suena todos los días en mi coche, y el motivo para ponerla siempre es bueno.

 

¿Cuál es tu día perfecto?

llegar a la playa por la mañana, darme un baño en buena compañía y al salir, ver que mi pareja ha traído tortilla de patata para comerla en la arena. Después otro bañito, y acabar el día yendo a algún concierto, tomando una cerveza o encendiendo una hoguera.

Mar Gruesa es olas, vídeos, fotos, reportajes y el mejor contenido del surfing.

Si navegas por este sitio significa que aceptas las cookies. Las usamos para que tu experiencia de usuario sea la mejor.