Al margen de eso, Fiji ha dado mucho jugo.

Para empezar, el cambio de “Yellow Jersey”, que pasa a manos de Wilko tras hacerse con la victoria y el dinero de Kelly. Wilko es un rostro familiar en el primer puesto y el flow con el que ha surfeado todo el campeonato lo hace merecedor indiscutible. No obstante la generosidad de alguna que otra puntuación sí que ha dado que hablar, sobre todo a su colega Michel Bourez (al que eliminó en semis) el cual declaró entre risas que “va a mandar un par de cartas a los jueces”.

Él precisamente, Bourez, fue otro de los grandes destacados del evento, machacando maga tras manga a base de tubazos (su imagen frenando con el pie al más puro estilo acróbata del Circo del Sol pasará a la posteridad) y snaps en la sección final. Este tercer puesto le catapulta a un cómodo puesto #12.

Tenemos que aplaudir también la brillante actuación del rookie Connor O’Leary, cuyo surf preciso y elegante le sirvió para merendarse a gigantes como Kelly o Parko. Connor está haciendo además una gran temporada ya que, sin hacer ruido y siendo una de esas caras que no le sonaba a nadie, ocupa el séptimo puesto.

Una de las víctimas de O’Leary fue el francés Joan Duru, otro de los que ha destacado en Fiji. Duru se merendó literalmente a Seabass en la ronda 5 en una manga donde se marcó dos ocho y un siete. Casi nada…

También el italiano Leo Fioravanti se quitó el peso de no haber ganado aún una sola manga en lo que iba de año y logra en Fiji un más que digno 5º puesto tras eliminar a Ian Gouveia, que fue otro de los que lo estaba haciendo realmente bien: estilazo y explosividad. El relevo brasileño está más que asegurado.
Ya lo decía su madre, “Leo surfea mejor de espaldas” 😛

La otra cara de la moneda han sido los grandes que no pasaron de ronda 3. JJF fue eliminado precisamente por Leo ante todo pronóstico. Gabriel, que se está acostumbrando a los finales de manga de infarto, esta vez fue batido (¿injustamente?) por su compatriota Italo Ferreira en su primera actuación desde Snapper debido a una lesión. Jordy, que no supo aprovechar el pinchazo de John John y se queda sin el maillot amarillo y Fanning, que ni brilló ni supo encontrar una ola decente.

Por lo demás… Freestone sigue sin encender esa mecha que todos esperamos de él. Bede Durbidge, tras su grave lesión de espalda, vuelve a parecer el surfer constante que era, de lo cual nos alegramos. Julian brilla por momentos pese a que encandila con su surf y los americanos ven, una vez más, la competi desde el barco o el bar. ¿Dónde está vuestro reemplazo?

La buena noticia es que el próximo es uno de los eventos favoritos de todos: J-Bay.
Esperemos que la derecha se porte y los tiburones hagan como los yankis: verlo desde el palco 😛

En cuanto a chicas, Courtney Colongue se hizo con el triunfo en un Cloudbreak que no acabó de brillar. Tyler Wright llegó a semis, lo que le sirve para mantener su primer puesto en la clasificación general seguida muy de cerca por Sally Fitz.

Finalmente, como nota a destacar, hemos disfrutado de la actuación de Bethany Hamilton como wildcard, que demostró que su discapacidad no le resta un ápice de potencia y nos dejó a todos boquiabiertos con un surf a la altura de las mejores top. Ya lo quisiéramos muchos. ¡Bravo guerrera!