Historia y fotos por Cedric Paes de Barros

Tenerife. Años 90. Rocío y Henalu casi recién nacido.

Tenerife. Años 90. Rocío y Henalu casi recién nacido.

Poco a poco fue entrando mas el gusto por las olas, hasta que ya se convirtió en su deporte favorito. Y por supuesto, con un padre y madre apasionados por surf, abrazamos con felicidad su nueva pasión llevándolo a conocer las mejores olas del planeta tierra.

Desde que empezó a los 13 años, ha surfeado por los 4 cantos del mundo. Brasil, Hawaii, Francia, Indonesia, Australia Marruecos… fueron algunos de los lugares que visito durante estos últimos años, pero todavía no había surfeado en las Islas Canarias, su tierra natal, considerada como el Hawaii Europeo. El había vivido delante de las mejores olas de Canarias: Punta Blanca en Tenerife, donde nació y pasó sus primeros meses de vida; en la bahía de la Santa, El Quemao y San Juan en Lanzarote, donde aprendió a nadar y correr por las piedras volcánicas; se graduó en las arenas del Hierro y tuvo su primera insolación en la isla de Lobos; pero a pesar de su afinidad con el mar no se sentía atraído por el surf.

IMG_1651-Exposure

Niñez en Fuerteventura

Ya sea por destino o como lo quieras llamar, este otoño, una pareja de muy buenos amigos nos propuso cuidar su casa y sus perros en Fuerteventura mientras se iban a visitar sus hijos a Estados Unidos. Nosotros no habíamos pisado suelo canario desde que nos habíamos marchado a Asturias hacía 7 años, así que esto era una excusa perfecta para volver a las Islas.

Para Henalu que empezó la universidad este año y ya no tenia tanto tiempo para los largos viajes que hacíamos antes, seria el plan perfecto para unos días de relax durante las navidades. Una semana antes de llegar mi hijo, ya estaba chequeando los partes y haciendo los planes de olas para que pudiera disfrutar de cada momento de sus vacaciones.

Pero el mes de Noviembre, a pesar de las buenas olas que se estaban surfeando por el norte de España, en Canarias las condiciones no estaban siendo tan buenas. Fue un mes de tormentas y vientos fuertes, incluso no paró de llover, cosa que en Fuerteventura no es nada normal. Y claro con unas previsiones de olas tan cambiantes, no sabía muy bien lo que iba a cuadrar para Henalu. Su actual shaper Rafa Fandos, de Doggystyle surfboards, le había preparado una tabla pensada para las olas potentes de las islas, un modelo llamado Monshine.

_DSC7991

Henalu maniobrando a placer en Esquinzo

Por fin llego el gran día, los fuimos buscar a el aeropuerto, emocionados de ver a nuestro hijo después de un mes, e ilusionados por pensar que a sus 19 años por fin iba a probar las olas canarias!!!

Salimos del aeropuerto directos al North Shore majorero. El viento no soplaba en la mejor dirección, así que optamos por ir a las playas del Cotillo. El mar estaba un poco desfasado y cerrando bastante, entonces decidimos ir al Esquinzo, una playa que tiene sus días muy buenos.

Rincones de la isla

 

La carretera no es de las mejores, así que sin prisa pero sin pausa llegamos sin problema. La verdad que no era de los mejores dias, incluso estaba bastante malo, pero Henalu después de casi un mes sin tocar agua salada, lo que queria era entrar y probar su tabla nueva .No fue un baño épico, pero fueron sus primeras olas surfeadas en Canarias, así que para nosotros era un día histórico.

Al día siguiente nos fuimos al Hierro; el parte era muy bueno para las olas en esta parte de la isla, pero al llegar, nos percatamos que el mar estaba muy movido y no había muchas alternativas, así que optamos por surfear en la Izquierda del Hierro. Henalu pilló muy buenas olas pero no quedo muy convencido del potencial de las olas.

Al día siguiente volvimos allí, estaba grande y movido, nada apetecible así que fuimos a por una ola más al norte, una ola con muchos nombres, el ultimo me pareció muy gracioso maricon bay…. pues allí es donde va la gente cuando el mar esta desfasado, o simplemente la gente que no le gustan las olas grandes, pero me parece una ola muy juguetona. Llegamos y aún no había mucha gente, Henalu entró al agua con su madre Rocío, que es una fan incondicional de esta olita y la verdad que se dieron un muy buen baño. Henalu sorprendió a los que estaban en el agua y uno de los presente comentó que le parecía estar viendo una película de surf en directo.

A la noche en casa, chequeando el parte me di cuenta que el viento iba ser muy fuerte de Este, que el mar no iba a estar lo suficiente grande como para volver al Hierro y que Lobos ya no iba a ser esta vez que la surfearíamos. Lo mejor sería quedarse por la parte de la isla en la que nos estábamos quedando, unas playas bastante desconocidas para nosotros.

La primera playa que fuimos al día siguiente, era la que más cerca teníamos de casa…cerca hasta que se llega al camino de tierra, y los últimos 7 kilómetros se hacen eternos; pero mereció la pena, pues al llegar nos encontramos con unas olas perfectas, con un poco mas de 1 metro en la serie y un ligero viento de tierra que las hacia aún mas bonitas de ver y lo mejor de todo que estábamos solos!!!. Durante los siguientes 3 días volvimos a la misma playa. El viento fue aumentando de intensidad, el primer día solo peinaba la ola, los siguientes sopló tan fuerte de tierra que te impedía casi bajar la ola, pero eligiendo la buena, con el fuerte viento off shore te daba unos tubos. Y mientras casi en toda la isla prácticamente no había olas, nosotros estábamos surfeando casi a diario olas de mas de 1 metro y solos!!!!

_DSC8848

Tubos en familia para rematar el trip

 

Los últimos días el mar fue bajando y decidimos explorar otra playa, esta vez bastante mas conocida, sobretodo por las escuelas de surf. Lo bueno que las escuelas no se meten en el pico principal, así que pudimos disfrutar con tranquilidad de en una izquierda bastante divertida, para meter muchos giros. Henalu pudo aprovechar sus últimos días en la isla surfeando unas olitas muy entretenidas.

Al final , el viaje ha sido muy positivo, no pudimos surfear las olas más conocidas de Fuerteventura, pero descubrimos otras olas y lo mejor…estuvimos en familia; Henalu compartiendo los baños conmigo y con su madre, prácticamente solos.
Henalu por fin ya puede decir que surfeó en las islas que lo vieron nacer y dar sus primeros pasos. Claro que aún faltan muchas olas, pero es solo el principio de un viaje a sus origines.

familia-barros-2014

Gracias a Doggystyle surfboards y Almasurfschool y a Chari y Joe por dejar su hermosa casa y sus dos adorables perros Rex Y Lady