Sally-Fitzgibbons

Siempre está entre las favoritas en el World Tour, pero su eterna rival (Steph) era hasta ahora también su compañera de equipo, y eso hoy por hoy es un lujo, mucho más teniendo en cuenta que siendo ambas de la misma nacionalidad.

De momento Sally se entretiene con un nuevo reto que poco tiene que ver con el surf. Hace poco se embarcaba en la tripulación de un barco en la Rolex Sydney-Hobartuna carrera de veleros emblemática en Australia.

“Como surfista, mi trabajo muchas veces es en solitario, por eso para mí es una experiencia única poder juntarme con un equipo profesional y para ver cómo funciona por dentro” -decía Fitzgibbons antes de zarpar.

“El ambiente es maravilloso. Estoy disfrutando cada segundo. Este va a ser uno de los retos más duros a los que me he enfrentado, pero estoy lista. Todo el mundo me dice que al comienzo va a ser el caos y como atleta eso me emociona. Parece ser que viene olas gigantes de 100 pies en alta mar. Hay un montón de gritos y mucho movimiento en el barco. Estoy deseando que comience la acción”

Por desgracia el Perpetual Loyal tuvo que darse la vuelta al verse muy dañado por el temporal y no pudo llegar a Hobart.

Sally ya está de vuelta en tierra, y si tenemos en cuenta que siempre está en lo más arriba del Tour, su atractivo físico, y su perfil atlético, la verdad es que no parece complicado que encuentre rápidamente un nuevo contrato.