Talentos como Colapinto o February y surfistas quizás menos estéticos pero con hambre como Tomas Hermes o Michael Rodrigues, tienen ganas y sobre todo no tienen complejos.

Nadie cuestionaba que Julian Wilson pudiera ganar el campeonato, pero a priori no estaba entre los favoritos porque venía de una lesión bastante grave y porque además recientemenete ha sido padre. Si, claro que los padres también pueden ganar, pero el bebé de los Wilson está recién salido del horno, y eso suele supone desarreglos emocionales y nocturnos.

El caso es que nada de lo que ha pasado estos días en Snapper ha sido muy normal.

JJ se iba a las primeras de cambio, Medina no lo hacía mucho mejor, y Fanning no se despedía de su gente como le hubiera gustado. A todos ellos cabezas de serie, les echaron los novatos que sobre el papel nadie contaba que tuvieran el desparpajo que han venido mostrando a lo largo del campeonato. Y es que talentos como Colapinto o February y surfistas quizás menos estéticos pero con hambre como Tomas Hermes o Michael Rodrigues, tienen ganas y sobre todo no tienen complejos.

Este podría ser el comienzo de un año en el que quizás surfistas que sobre el papel no contaban, se salten el guión y pongan patas arriba el que iba a ser la batalla entre Florence y Medina.