Creemos que Cory Lopez sabe lo que hace

Tratar de que nuestros hijos surfeen resulta algo casi inevitable. Es nuestra pasión, y sabemos que es la hostia. Para nosotros sin duda el mejor de los deportes-estilo de vida. Una sesión de surfing con tu hijo, es seguramente, una experiencia altamente recomendable. El problema surge cuando el padre trata de solventar a través de su hijo todas las frustraciones que ha tenido como surfista.

En casos así el padre llega incluso a actuar como entrenador (¿es esto realmente sano para la relación con su hijo?) presionando al chaval para que entre al agua y entrene, lo cual hace que el chaval pueda llegar a ver el surf como una obligación. El resultado de esta actitud puede ser que, efectivamente, el niño llegue a ser un campeón (en el menor de los casos), o un tío amargao que finalmente mande a tomar por culo a su padre.

El caso contrario se da cuando el grueso del público da por hecho que el hijo de un personaje ha de ser como su padre pese que a éste se la pueda traer al pairo. Imaginaos la presión para el hijo de Dane Reynolds o Andy Irons. ¿Cómo no iba a surfear ese chaval? Debe llevarlo en la sangre. ¿Logrará tener todo el carisma y repercusión de su padre?… ¿Y si les gusta el balonmano?

Otro tipo de padre suele actuar como representante, llevándole todo lo relacionado con la imagen del chaval, ya sea a la hora de buscar patrocinios, negociar con las marcas que más le convienen, elegir sus tablas e incluso pasarse el puto día en la playa haciéndole fotos para subir a Instagram.

Volvemos al mismo punto que al principio: ¿hasta qué punto es bueno que el padre meta el hocico en la forma de vivir el surf de su hijo? ¿Acaso no es más sano que el chaval vaya aprendiendo poco a poco, con sus amigos y a su ritmo?

Hoy en día la presión de las redes hace que todo resulte precipitado. ¡Parece que con 20 años ya se te ha pasado el arroz! Ves todo el rato vídeos de niños-talento plagados de pegatas y maniobras locas; queremos que nuestro hijo sea como él (obviamente nosotros ya no podemos: nuestra panza cervecera lo evidencia).

Si eres uno de esos padres lee esto
Deja tus frustraciones de lado y deja que tu hijo sea lo que quiere. Es muy probable que el surf le apasione, pero quizás no de la misma manera en la que tú le estás enfocando.

Si se tiene que levantar a las 6 Am que sea porque se muere por pegarse un baño a esas horas. Si se apunta a una competi, que sea porque realmente le apetece. y si llora por perder su manga, que sea porque es un niño y no porque está temblando de las consecuencias que le esperan en la orilla.

PD Importante! Deja que los profesionales hagan su labor. No eres entrenador, ni filmer, ni fotógrafo, ni community manager…Eres su padre.

Si eres hijo lee esto
Por favor padres, salid inmediatamente de este párrafo.

Nunca te sientas obligado a surfear ni a demostrar nada que no te apetezca. Si realmente te sientes así, aprovecha este post para hablar con tus padres y contarles lo que te pasa por la cabeza.