Owen ha ganado mucho más que un campeonato

Los chorros de champán aún continúan frescos porque hace solamente unas horas que el contest de Snapper, primero de la temporada, se daba por concluido. Y lo hacía con alguna que otra sorpresa.

Una lección de vida que nos enseña a todos que nada es imposible cuando prevalecen las ganas y la fuerza de voluntad

La primera y más importante es la victoria de Owen Wright, un nombre que no entraba en la lista de favoritos de nadie pero cuya victoria alegra a todos. Y nos alegra porque, además de ser un buen tipo, su triunfo resulta simbólico.

De hecho supone un retorno, una resurrección (recordad que Owen se lesionó gravemente en Pipe llegando a perder durante meses el sentido del equilibrio y la coordinación, hasta tal punto que tuvo que volver a empezar a entrar al agua con evolutivos y “corchopanes”). Es, por ello, una especie de lección de vida que nos enseña a todos que nada es imposible cuando prevalecen las ganas y la fuerza de voluntad. ¡Bien hecho jabato!

Pese a todo, el backside fluido y crítico de Owen no fue el único. De hecho, el surf a contra mano resultó ser la nota dominante en Snapper (3 de los 4 semifinalistas fueron goofys) y, aunque añoraremos eternamente a Bobby, el de Santa Bárbara tiene un amplio helenco de dignos sucesores: Nat Young, Ace Buchan, Wilko, Wigolly, Owen y, para sorpresa de todos, el rookie Connor O’Leary, que llegó a cuartos con un surf más que sólido y sin errores.

¡Tranquilos, no nos olvidamos del backside de Medina! De hecho fue de lo mejorcito del campeonato dejando claro que este año quiere volver a ganar y lo quiere hacer a base de líneas limpias, críticas y, sobre todo, maduras. ¡Parece que 017 va a estar calentito!

¿Por lo demás? Surf correctísimo pero sin excesiva riqueza de repertorio (salvo Kolohe, que le dio color al asunto a base de rotaciones y “quillas fuera” entre carving y snap) y un ‘Superbank’ que vuelve a dejar el pabellón alto con buenos tubos detrás de la roca (¡10: Zeke Lau!) y paredes eternas sin aburrirnos con Lay days.

En cuanto a las chicas… Ganó la más estilosa y la que mejor leyó las olas: Stephanie Gilmore. La australiana hace un aprovechamiento diferente de las olas respecto a cualquier otra chica del tour, y le da una importancia al estilo que quizás otras no saben ver.

Además hay que mencionar el power y la garra de Carissa, Sally y Tyler Wright. Destacar también, la brillante actuación de la francesa J. Defay (semis) y la americana Lakey Peterson (segunda) y el potencial de la aussie Keely Andrew (cuartos)

¿Habrá, por fin, cambio de nacionalidad en el título de las chicas? 🙂

¡Nos vemos dentro de 10 días en Margaret!