noa-deane-photo-tom-carey

Noa Deane. Foto: Tom Carey

Cuando nos viene su nombre a la cabeza inmediatamente pensamos más en su imagen que en su surfing, y eso no debería ser así

Está claro que los años pasan para todos. La panza, las entradas y las arrugas causadas por el sol o la hipoteca acechan. ¡Nosotros somos los primeros en notar sus efectos! Sin embargo Mr. Deane, que ni siquiera ha cumplido los 25, puede achacar su aparente ‘deterioro’ a la edad o al insomnio causado por un bebé.

¿Será entonces el exceso de pitis y cerveza? Realmente nos da igual lo que haga con su cuerpo, pero queremos verle ripar como lo hacía antes joder.

Si bien el tío es un crack (cosa que nadie pone en duda), sí que echamos un poco de menos ese chaval que fue, motivado y capaz de parar el tiempo en el aire gracias a unos aéreos controsionados en dos tiempos.

Noa era capaz también de levantar aplausos con su rail y una lectura de ola ejemplar que tenía como resultado un combo de maniobras fluido e impecable. Nada que ver, por ejemplo, con su su aparición en el último vídeo de su nuevo sponsor, donde francamente esperábamos más de él.

¿Qué queda entonces de él? Cuando nos viene su nombre a la cabeza inmediatamente pensamos más en su imagen que en su surfing, y eso no debería ser así porque realmente no lo necesita. Puede que otros surfistas traten de esconder ciertas carencias con artificios, pero él no lo necesita.

Noa siempre ha renegado de la competi, y en ese sentido no se le puede negar coherencia, pero al menos en sus vídeos nos gustaría verle a su máximo nivel.