Este es un levantamiento de voz en contra de un acto sumamente reprobable y odioso: dejar pasar el grueso de una ola, su brazo y su pared, para intentar un ollie chustero en su tramo final o contra la espuma. ¡Agggg! ¡NOOOOOO, por favor!

Es ver a un surfer ignorar secciones de rentry o carving para intertar ese saltito final y lloramos sangre. Lloramos sangre y también nos sube la tensión cuando lo intentan en competición para arañar unas décimas desesperadas en la espuma de la ola ¡Basta ya! No podemos con ello.

En fin, tranquilicémonos… Ok, podemos llegar a entenderlo o transigir cuando, en surf libre, una ola super babosa hace que te aburras y te apetezca jugar con ella haciendo el chorra con los amigos… Ufff, aún así nos cuesta lo suyo acceptarlo… A quién pretendemos engañar, no podemos con él. ¡Me cago en el puto ollie, tío!

Nunca se lo verás hacer a Eneko Acero, o Taylor Knox; gente que ama el surfing puro y sin filigranas. Tampoco creemos que lo hayas visto en ninguna manga del WCT, donde una ola se da por finalizada cuando lo que está por detrás es todo espuma.

En fin, mientras contamos las horas para que llegue su ansiado final, tratemos de apartar la vista o mentener la mente ocupada en asuntos más productivos como el carving de Parko o de Knox; el backside de Bobby u Occy; el tuberiding de JJF, Rasta o Andy y el repertorio aéreo de Mctaggart, Dane o Dion.