kook-of-the-day-surf

Foto: @kook_of_the_day

1. Incoherencia sponsoril
La primera y más importante de todas las reglas: el asunto pegatinero.

No hay ‘kook’ que se precie que no guste de lucir un buen surtido de sponsors en su tabla, sobre todo marcas que se pisen y cuya combinación resulte inviable. Y es que nuestro amigo ‘kook’ es una criatura estética pero poco documentada. ¡A tomar por culo coherencia! Una tabla bien decorada lo peta.

*Ejemplo práctico: pegata de Quik + pegata de Rip Curl. Pegata de Oakley + pegata de Arnette… Captáis, ¿no?

2. “Gopro” sí o sí
Un top seller entre los kooks. Documenta sus trips a Zarautz desde que sale de su habitación hasta que vuelve a casa. Por supuesto nunca falta un resumen del viaje en youtube con el último hit pachanguero como fondo musical.

3. Grip adelantado
Y no, no nos referimos a los grips delanteros (éstos no son ‘kook’ sino ‘cool’) si no a toda esa peña que coloca el grip de toda la puta vida casi a mitad de la tabla.

4. Atrezzo descuidado
Por mucho músculo que luzca nuestro amigo ‘kook’, al pobre parece pesarle demasiado el invento. De ahí que lo lleve arrastrando por toda la arena hasta que termina por parecer una especie de croqueta cocinada en Chernobil.

¿Más fallos de atrezzo? Bañador bajo neopreno (integral), neopreno + chanclas, neopreno + crocs (¡NO, POR FAVOR!), neopreno al revés (sabemos que existe 😉 )…

5. Mal timing
Finalmente cerramos con un punto a caballo entre entre la descoordinación y el fallo de atrezzo.

Si no te quitas el neopreno en un plazo de tiempo prudencial tras terminar tu baño, correrás el riesgo de parecer gilipollas o, directamente, de terminar con los huevos escocidos y una lumbalgia en el mejor de los casos.El ‘kook’, individuo multidisciplinar por naturaleza, gusta de jugar pachangas, un volley o unas palas enfundando en su segunda piel.

Y es que puestos a enfundarse en un neopreno, ¿qué menos que dejárselo todo el domingo encima, no?