John John VS Medina. Una rivalidad de película.

Aún con la resaca del título resonándonos en la cabeza, toca sentarse a analizar uno de los asuntos más influyentes en el surf competitivo de la próxima década: la rivalidad entre John John y Medina.

Cada uno de ellos encarna a la perfección la figura de héroe y de villano que toda buena película necesita

Está claro que el top es cada vez más abierto y en él se incluyen nombres tan sólidos que cualquiera podría dar el campanazo y ser el próximo campeón: Jordy, Julian, Owen, Filipe… Sin embargo John John y Medina parecen estar un escalón por encima de todos ellos en lo referente a la constancia, las ganas y, sobre todo, la amplitud ilimitada de su talento.

A estas alturas sobra decir que ninguno de ellos es un surfer experto en un sólo campo.

Ya nadie afirma que Gabriel Medina es el chico de los aéreos; lejos ha quedado aquel chaval que trataba de buscar el ‘full rotation’ en cada ola que pillaba.

De John John Florence, ¿qué podemos decir? Ha ganado en Waimea con olas masivas y también domina Teahupoo, Pipe o The Box. Su peculiar carving de cara ha mejorado infinitamente elevando su performance a niveles nunca vistos en olas de pared abierta (¿recordáis Margaret River?). Y en cuanto a su repertorio aéreo… En fin.

Dicho esto, ¿no se os viene a la cabeza ningún paralelismo?

Está claro que lo que tenemos ante nuestras caras es una nueva etapa dorada en el surf competitivo muy parecida a la que en su día nos regalaron Kelly Slater y Andy Irons, con la única diferencia de que a Medina y John John les ha cogido varios años más jóvenes y, que ambos son de países potentes en surf, pero de culturas muy diferentes.

Las similitudes con Andy y Kelly trascienden talento y rivalidad, ya que cada uno de ellos encarna a la perfección la figura de héroe y de villano que toda buena película necesita.

Por un lado tenemos a John John, el chico bueno, el sonriente, el tranquilo… El que surfea por placer o diversión y parece estar constantemente en un baño libre entre amigos. No gesticula y apenas hace claims. La gente le adora….

Y por otro tenemos al de rasgos afilados y mirada ceñuda. No sonríe ni da tregua a la relajación. Sería el típico malo que suelta rayos por los ojos. Le hemos visto saltando, implicado en trifulcas, reclamando a los jueces… ¡Y encima lleva cadena de oro! Sin embargo le han estafado muchas veces en sus puntuaciones y ese lado oscuro cada vez va captando más adeptos.

Visto lo visto tenemos capítulos para rato y aunque las noticias diarias estén copadas por piscinas, olimpiadas e hydroflois… en John John y Medina el futuro está ante nuestros ojos.