Yael Peña. Foto: Pacotwo

Yael Peña. Foto: Pacotwo

Hoy nos despertábamos con la buena noticia de saber que Yael Peña se proclamó ayer campeón de Europa sub-16, un gran resultado para el canario y por extensión para toda la selección, que terminaba segunda en el ranking detrás de Portugal.

La noticia no ha tardado en correr como la pólvora en medios generalistas, donde en varios de ellos destacaban más a Yael por ser “el niño del Cola-Cao” más que por la propia hazaña de ser el mejor surfista europeo en su categoría.

No vamos a intentar cambiar el mundo, porque suponemos que las grandes corporaciones mediáticas funcionan así, pero esperamos que a partir de ahora se empiece a hablar más de Yael por sus hazañas deportivas que por grabar un anuncio que en su día fue una buena oportunidad, pero que con el tiempo se convirtió en un pequeño martirio para un chaval que ocasiones no lo ha pasado bien a cuenta de eso. Pero Yael siguió trabajando. Discreto, sin hacer mucho ruido, pero con la determinación de conseguir su sueño.

En el Volumen 0 de Mar Gruesa podéis encontrar un reportaje que habla de cómo los surfistas gestionan su relación con los sponsors. Esto es lo que nos decía Yael:

“El recuerdo que tengo es bueno porque a partir  del anuncio comencé a salir en televisión y me llamaron programas, y es una buena manera para darte a conocer. Pero por otro lado el tema de ir por la calle y que le gente me preguntara que si era yo el niño del anuncio del cola-cao y algunos pedirme fotos no me gustó nada. Prefería pasar desapercibido  e ir tranquilo.

En ese sentido me ha perjudicado porque la gente me llama “el niño del cola-cao” y no Yael. No me gusta que la gente me conozca por el haber hecho un anuncio, me gusta que me conozcan por la persona que soy y la manera en la que surfeo y patino.”

Ahí lo dejamos. Felicidades campeón.