Filipe Toledo gana en un Rio de los que crean afición.

En el Oi Rio Pro hemos visto carnaza, y eso nos gusta bastante más que la perfección mecanizada del rancho de Kelly.
Filipe Toledo

Comparte

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Brasil, esa parada del tour que todo el mundo parece odiar. Ese campeonato al que Kelly Slater hace bulling, ha resultado ser la hostia de entretenido.

Ha habido momentos de olas buenas…cojonudas para lo estándares brasileños, y en ocasiones se han visto olas perfectas de verdad gracias a un espigón que ha formado un banco de arena que casi nadie esperaba; una derecha en ocasiones recordaba a Ballito, con una sección final de las de gloria o muerte. Una vez más lo imprevisible se transforma en diversión.

Pero también ha habido cerrotes, tablas partidas y sorpresas inesperadas que hacen del Tour eso tan divertido.

Una de esas sorpresas Wade Carmichael, ese entrañable tipo que parece caer bien a todo el mundo y que ha llegado hasta la final dejando en la calle a gente como Medina y John John. Al otro lado del cuadro un Filipe Toledo que se ha mostrado intratable. A lo largo del todo el campeonato ya tenía ese aura que tienen los campeones. Tubos, girazos y aéreos in to the flats hacían preveer lo que finalmente ha sucedido.

Julian Wilson llegaba hasta semis y se afianza en el número 1 con el evento de Keramas a la vuelta de la esquina, una ola que ya le ha dado momentos de gloria en el pasado. No olvidéis que nada terminar Keramas se acabará en Uluwatu lo que se dejó a medias en West OZ. Mayo se presenta interesante.

En chicas Steph ganaba en la final a Lakey Peterson y se consolida como número uno. No sería raro verla de nuevo liderando el reinado femenino de nuevo.


Te interesa

© 2018 Mar Gruesa