Una saltada nunca justifica una pelea tan patética

Te salto porque eres muy malo e ibas a hacerte un recto
*Otra opción sería no saltar. Pero este post va especialmente dedicado a las criaturas saltarinas.

4. Te salto porque eres muy bueno y estoy hasta los huevos de verte coger olas mientras yo floto sin más…
Asúmelo, todos tenemos derecho a imaginarnos en mitad de manga y emular a nuestros aguilillas favoritos.

3. Te salto porque iba a hacerte un vídeo con mi Go pro, pero justo se me olvidó darle al Play.
Puedes incluso aprovechar para repartir tarjetas promocionando tus servicios profesionales de diseño, vídeo y fotografía.

2. ¿Tienes hora?
Puedes aprovechar la saltada para informarte acerca del tiempo que resta a tu sesión.

También puedes comprarte un reloj sumergible, pero es más caro.

1. ¡Eh tú! ¿A dónde coño vas?*
La mítica, voy hacia ti y cuando te sales me doy la vuelta. Puedes incluso levantar la voz si el tipo se atreve a decirte que la ola era claramente una izquierda y aclararle que la playa es de todos y que se relaje un poquito, que tú ya llevas surfeando en ese spot desde el verano pasado.

*Recomendamos limitar el uso de esta excusa al usuario saltarín verdaderamente creativo debido al espectacular aumento que ha experimentado como pretexto en los tres últimos años.